domingo, 19 de agosto de 2012

Nochi de cini i estremeñu en La Serraílla

Ayel tardi se celebró en La Serraílla la V edición dela habla serraillana. Comu estus añus atrás, los serraillanus, hateaus con chambras, chalecus i brusas compartierun ena lengua propia una nochi achiporrotá de sensacionis.

Ena praça, a meia tardi, la genti s'arremolinava conos ponchis ena manu a vel los bailis i los cantis. Los meius de comunicación s'afanavan en recadá-llu tó cona su camara. Enque la calol era mucha, los chalecus con botonis charrus i las chambras holgás no estorvavan pa palrusqueal i comental en serraillanu.

Praça al tiempu de salil el passacallis

Cona caía del sol, ajorramus en passacalli vistosu ata el parqui de San Antoniu. Allina, Pilar, presienta dela associación El duendi (en cata delo nuestru) abrió los actus i densiguía prencipiarun a rebumbal el pandereteu i las vozis del grupu monroyegu Recordanças. La genti, en colru, de frenti alos bailis, echavan retratus i vían con almiración los movimientus delas sayas i los pañuelus.

El grupu Recordanças
Dispués, el presienti del OSCEC valoreó en estremeñu la importancia de que en La Serraílla se hablara comu se habla i animó a trebajal de manera conjunta pal estremeñu tenel un afíu legal i acupal un sitiu enos papelis, meius de comunicación i escuelas.

La nochi se avançava entre cancionis i bailis i poesías de manera entretenía. Dos zagalis, Andrea i Pablo echarun la poesía de Cuchicheo en las esquinas, del poeta provinciu Gonzalo Alonso. Que los muchachus se precupin pola lengua i mesmu recitin alos sus poetas es seña de que ai un mínimu de galantía p'acontinal la lengua viva entre los más nuevinus.


 Tantu mayoris comu moçus echarun poesías delos poetas serraillanus, en diálogu, leíus o recitaus con grandi gustu del púbricu que s'embaía conos versus, los recuerdus i los bailis.

Leyendu La castra de la colmena

Elisa echandu una poesía a tentu la emigración
 Terminó el recital Elisa Herrero, quien estuvu tamién junta los sus ermanus el juevis palrandu a tentu dela coltura tradicional ena Casa de Coltura del puebru. La su poesía, a pelu cona presencia de emigrantis que retornan ca veranu alos lugaris ondi se criarun, cerró la nochi de poesías pa passal ala comía o galufu comu pallí dizin.

Primeru dendi l'associación El duendi arrepartierun un cubau de chochus que apeninas duró 15 minutus. Dispués los vezinus, acolocandu-si en destintus sitius del parqui, aperdijaus con cestas, ollas i cucharrus, compartían la chacina i las tortillas con quien s'arrimara.

Compartiendu la comía
 Un letrerinu an pie duna mesa larga rezava Sopas de tomati, sopúas o caldúas? Essi era el pratu prencipal que se compartió entre los vezinus i vesitantis, acompañau con higus, patateras i choriçus.

Letreru del menú
 Mentris se desponían las mesas i se arrematavan los últimus pratus enantis de serví-llus, Néstor del Barco proyetó el trailer de Territorio de bandoleros, que muchus delos letoris d'aquí sabin, es la primel penícula que se hazi en estremeñu i que, sin financiación nenguna, están hiziendu entre los propius vezinus de La Serraílla.

Bandolerus conos sus trabucus
Bandolerus a reñil
 Quandu más clissá estava la genti viendu los vidius, entrarun de chopetón en el parqui los propius actoris dela peníncula agarraus con trabucus i alforjas. Los cañonazus rebumbavan por tol puebru, espantandu alos paxarinus delos arvus i assustandu alos muchachinus chicus.

 Con gritíus, porfías i riñas entretuvierun un ratu ala pressonas que se desponían a cenal, assaltandu-las enas mesas i desconcertandu ala genti. 

De que se desperdigarun los bandolerus, puímus caraveal i comel a gustu, sin mieu a que mos atracaran desapreveníus. De hondu, los passodobris conviavan alos mayoris a bailal, mentris que los demás compartían en estremeñu las esperencias i las opinionis dela tardi. 


La cobertura que á teníu esti día enos meius (pedióricus, arradius, televisión), la participación i impricación delas associacionis, particularis i impresas del lugal i l'alegría i el holgoriu que se respirava ala nochi á síu gracias al eshuerçu del trebaju delas gentis de El duendi i los propius vezinus serraillanus. Ellus cona concencia de que la lengua es patrimoñu comu lo es la literatura serraillana, los bailis o los tragis án atinau en celebral ca añu la actitú dela genti que sigui conservandu la lengua i las tradicionis. Pocas fiestas en Estremaúra hazin omenagi d'essu i que los serraillanus, siendu esti ya el quintu añu, ahinchonin con tanta passión, briega i afán la coltura populal i la lengua autóctona mos endilga una leción de compromissu social i respetu ala coltura ereá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario