domingo, 18 de agosto de 2013

VI Edición del día dela habla serraillana

I el verbu se hizu cini. I el puebru, fición. La Serraílla esti año celebró la su sesta edición del día dela habla serraillana con el estrenu mundial de Territoriu de bandolerus. Se muarun el passeíllu vestíus d'estremeñus, los recitalis i los bailis tradicionalis pola sábana i el proyetol. Peru no descudiarun las chalras, de má que el día, huerun los días.

Mesa de hablaoris
 El viernis la Casa de Coltura tuvu una mesa de pesu, pos la envestigación, la divulgación, las letras en estremeñu s'ajuntarun en un mesmu espaciu. La associación el Duendi avió un actu memorabli, sentíu, con fondón i forma, con buena cochura i mejol gustu, pos aconllegarun ala Serraílla Jesús Baños, Joaquín Araújo i los ermanus Herrero Uceda.
Presentación
 Jesús Baños, maestru i envestigaol dela tradición oral estremeña, mos palró a tentu los cuentus guarrus, las sus partis, la su trasmissión i lo compricau que es arrecogé-lus. La genti se sonreía conas picardías i las terminacionis conas que s'arrematan los cuentus i mos clissó cona letura duna poesía con final inesperau.
Jesús Bañu junta'l letreru dela penícula

Púbricu que acuyó
 Dispués salió al atril Joaquín Araújo, maestru del verbu, quien governó la palabra sigún tien acostumbrau alos sus letoris i oyentis. Arreparó ena diversidá i ena necessidá d'essa diversidá. Mos espasmó con datus comu la perda del 80% del caudal léssicu en castellanu enos últimus tiempus i con palabras que avantavan pola sala engamonitandu el auditoriu.

Joaquín Araújo a palral
 Dispués salierun los ermanus Herrero Uceda a presental el su últimu libru Ceborrincho, obra de cuentus, anégotas i recuerdus escritus en estremeñu, pos están de presentacionis esti veranu corriendu polos puebrus del norti estremeñu. Prencipiarun pol propiu Ceborrinchu, por sel las acordanças dun burru serraillanu.


Los ermanus Herrero Uceda
La chalra s'alargó entre las ducis leturas d'Elisa, que froreandu entre los cuentus, hizu un bandeu polos passagis más lindus, graciosus o sentíus del libru. La genti torteava a ca letura, pos comprendían que lo que el serraillanu palra i el ceclavineru palra, es la mesma lengua i las estorias que contavan púun bel passau en qualquiera delos puebrus estremeñus.


El sábau pola nochi, el campu de fubu dela Serraílla se achipotó de genti. Serraillanus, forasterus, gruñioris, zagalis, viejus de tola crassi, capa i acentus enllenarun 3000 assientus que pussun en carrefilas incontablis delantri duna pantalla giganti. A cuentu de qué? A cuentu del Cabrerín, del mitu, dela estoria i del empeñu dunus pocus i el eshuerçu dun puebru enteru: era el estrenu mundial de Territoriu de bandolerus la primel penícula hecha por estremeñus, en estremeñu i tocandu un cachinu dela estoria del puebru.

El puebru dela Serraílla á criau estoria, algu que no se tenía dau ena estoria del cini: un puebru enteru has una penícula aficioná dela su propia estoria cona resultancia de penículas professionalis. Derigiendu aquellu estava el aziu i calapatriscu de Néstor del Barco i José Ignacio Cobos; la produción la llevavan un panaeru i la su mugel i los actoris, una caterva de serraillanus apreparaus pa porteal-si al sigru XIX por mé d'essa verea d'insueñu que llaman la magia del cini.
El campu fubu acomolgau
Territoriu de bandolerus es el frutu dela calamorrería, sí, peru tamién dela passión i la querencia pola coltura populal, el iju legítimu delas gentis. Lo vemus ena estoria que se cuenta, la estoria dun cabreru dela Serraílla que se vidu abocau ala vida míseri i arrastrá del bandoleu, i que enque quería mil vezis tenel una vida dina, no púu pola maldá de quien lo acorricavan a ca noná. De cómu passó de sel una pessona temía, hue protegía i defendía polos sus vezinus dau el casu, pos ena ventera halló solás i ena algunas autoridais, la proteción.
El púbricu cogiendu los assientus
Sin ayúa, ni presopuestu, ni grandis fachendas: el puebru dela Serraílla hue escapás el solu de hazel una obra de arti sin precisal dela endustria i la zancajería, ni más copeti que'l sentil-si serraillanus. Amás, no es groria que los serraillanus quein allí, pos va a sel compartía i esparramá por tós laus: por de plontu, la Filmoteca de Extremadura s'á brindau a proyetá-las andiquiera que tengan sé. 

Amás la obra da testimoniu del usu del estremeñu, enque bastanti aguachinosu pa comu palran allí, andi el puebru i los bandolerus emprean el estremeñu, entri que las autoridais i el cleru el castellanu. Se trata dela primel penícula que, si tien comparança con algún hechu aparecíu, es con las Extremeñas de Gabriel y Galán: el estremeñu pegó el achancón pa metel-si en el cini i essu es ya imparabli. Paque alogu digan los papelis que la nuestra lengua está en desusu... Esperamus que tolos estremeñus tengan la oportunidá de vel esta penícula i prencipiin a saltal más obras comparantis: que las recriaciones estóricas que a ca ná se hazin enos puebrus recordandu-si dun episodiu delas vidas delos antiguus del lugal puean lleval-si al cini, pos entre las muchas riquezas que tien Estremaúra, la dela estoria es quiciá más que la del'agua o los árvulis, i bien sabemus los estremeñus lo ricus que semus en essas dos cosas. Es precisu que tamién sepamus dela estoria sufría que amus llevau i que sea por mé delas maravillas del cini la mejol manera de llegal a tous. Norabuena, serraillanus, norabuena el Duendi, eis demostrau quál es el jeitu estremeñu quandu mos avoluntamus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario