domingo, 22 de septiembre de 2013

Los tablerus dela Torri

Con el equinociu d'otoñu el día dura lo mesmu que la nochi por última ves enantis dela primavera. El otoñu i la su lus que pardea barrunta las nochis largas de noviembri. Demientras la nochi gana la batalla la día, los puebrus estremeñu se gozan en fiestas antigüíssimas, en bailis paganus i en ofretorius dispués delas cosechas del veranu.
La Torri viniendu del Arro-Linu
 La Torri de Sta. María, ala sombría del Monti Tangis (ogañu la sierra de Montanchis), celebró ayel el su ritu de entrada en el otoñu cona fiesta delos Tablerus. Dándi puea venil esta fiesta, no lo sabemus, peru los puebrus dela comarca tienin fiestas comparantis (Val-de-Fuentis, Montanchis) andi mugeris con tablerus llenitus de ducis, panis i froris cargaus ala cabeça desfilan polas callis al son espirituau del panderu i el pitu.
Música estremeña dendi'l coru la ilesia
 Pola mañana se cumpri cona parti cristiana dela fiesta i en onol de san Mateu se celebra una missa estremeña, es dizil, con cantus i xotas estremeñas drentu dela ilesia. Passá la meyudía, el santu aposau enas andas es porteau  polos moçus polas callis cercanas ala praça duranti la genti de fé lo sigui i los demás acúin alos licoris i cervezas que varias barras ofrecin contra la calol. I es que, por muchu que entremus en otoñu, la calol d'agostu mos estripa con deu impracabli.
Prosseción de san Mateu
 Dispués dela merienda i las corroblas junta la bebía ala sombra d'algún chisqueru o chufardu, los moçus, pairinus i las tableras vain arriscandu-si i arrematandu los detallinus últimus. Enantis se salía delas casas delas tableras que las mairinas s'encargavan de avial. La tradición era de que la primel i segunda mairinas eran nombrás pol cura el día de San Juan, es dizil, en el solticiu de veranu. Esti hechu atilla dambas fechas, del prencipiu i final del veranu, la entrada i la final del tiempu. En Val-de-Fuentis, sin embargu, esti nombramientu se has el día de santa María, en agostu. El cura, figura religiosa d'antañu, en el origin primitivu dela fiesta devía de sel al representanti religiosu del pobrau.
Dançaoris en cata las tableras
 Que la tradición sea vetona o árabi es pocu seguru, peru sí es verdá que á de tratal-si dun ritu prerromanu provinciu i que tenía d'estal bastanti destensu en ocidenti, ondi vemus fiestas comparantis comu las del Ramu de Vibañu, en Asturias, tamién pa primerus del veranu. La fiesta, más que religiosa, es ritual arreglu al buen tiempu, atillau alas cosechas.
Zagal asperandu las tableras
 Las escoja de mugeris que se hazía era drentu delas moças solteras (se sobrentiendi vírgin) i ellas propias tenían que procural-si el dançaol.
Sacandu los tablerus
 Ogañu esta primel parti del ritu está perdía: las mugeris son las dela associación las que librimenti s'encargan de aviá-lu tó pa san Mateu. Esti añu, amás, las tableras salierun dendi la Casa de Coltura dispués que se sacaran d'allí los tablerus i se luzieran enas mesinas con telas bordás de muchus coloris.
Tableru de Tamara Fernández
 Los tablerus llevan panis reondus, froris, ducis estremeñus caserus i dozenas de banderinas de coloris en papel hincás enos panis. Amás lleva dos pañus, comu si hueran estandartis, con el imagin del santu i el nombri dela tablera. Esti ofretoriu de comía i froris asseñala el agradecimientu pol veranu que vá i con él las cosechas, en el pensamientu de aquellu que los diosis ofrecin á de sel devueltu. Las mairinas peían polas casas pa hazel los ducis o cosas aparentis pa ponel el tableru. Esta costumbri es aparecía ala que ai enos casorius o fiestas de Navidá en muchus puebrus estremeñus, ondi se píi polas casas hiziendu que'l puebru enteru participi ena fiesta.
Acolocandu las roíllas
 Las tableras s'acolocan de más nuevas a más viejas, siendu las más nuevinas las primeras, por parejas i guardan esti ordin ata llegal ala praça. Allí las mocinas son las primeras en aposal el tableru delantri dela ilesia. Sigún dizi el ritu en Val-de-Fuentis, án de sel ochu las mugeris tableras, quatru ricas i quatru probis.
Moças tableras
 Con el hipíu i el golpi del panderu los pairinus i mairinas s'encargan de acolocal ala cabeça los tablerus pa salil. Entre el tableru i la cabeça s'encuentra lo que en Estremaúra llamamus roílla, que es la tradicional que s'acolocavan antiguamenti las mugeris quandu porteavan los cántarus i los tablerus ala cabeça.
Assentandu el tableru
 Densiguía prencipia el son espirituau del chicurrichi, nombri d'origin escuru i que asseñala el passu arrepetitivu i continu que dançaoris i tableras án de seguil sigún subin pala praça. Esti son, comparanti al delos ritualis de contactu místicu, clissa, lo mesmu que las roangas que hazin los dançaoris alreol delas tableras. El son lo vá marcandu quien lleva la pandereta i el pitu que l'acompaña, siendu los dançaoris que los tocan las castañuelas palantri i patrás.
Guía cona pandereta

Guía i frautista
 Dispués de dies minutus a bailal al reol dela tableras, prencipia la subasta. En ella los tablerus se subastana al mejol postol, hueraparti de vinus i ducis provincius. Esta crassi de subastas están mu presentis en varias fiestas, ogañu cristianas, d'Estremaúra.
Dançaoris a hazel ringurrangus

Subasta final
La tardi se vá santiguá polas tableras i el otoñu ya está desacotau pa entral. Estas tradicionis d'origin antigüíssimu se abarullarun i acristianarun, peru entovía en el añu 2013 vemus una tupa de elementus, dendi la música ata los tablerus, dendi la fecha ata el hatu, que pocu tien que vel conos santus delas ilesias. El puebru, téntigu enas sus costumbris i siendu impossibli hondeal con ellas por mé dela fé cristiana, siguió conas sus fiestas escamuflás entre nombris de santus, rezus i alabancias a dios. Peru los coloris delas banderas i las froris, el alegri son del chicurrichi, los bailis circularis se destacan demasiau entre la escurana delos templus i los solúbrigus rostrus delos imagin comu pa dizil que estas fiestas sean por san Mateu. Estremaúra sigui celebrandu los diosis dela tierra, dela dehesa, dela vendimia, del'agua i del ganau, muchus sigrus dispués de tantas religionis comu passarun por estas tierras. Ni romanus, ni morus, ni cristianus púun arrancal al puebru estremeñu l'alegría delas sus tradicionis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario