domingo, 1 de febrero de 2015

El caçaol i los activos



Corrientimenti, en un territoriu dau, deque ain desembarahustis i desajustis, la naturaleza se regla sola pa encontral el equilibru perdíu. Assina, los animalis que crían muchu i abondecin sirvin de comía pa otrus que son menus i, sin dexal d'essestil dengunu dellus, convivin en cata del equilibru. Estu que paici mu llanu se comprica de ná que entra velaquí el ombri de por mediu, que'l términu dela su ciá midi conos del sol, comu dixu Séneca. Ena enfermeá del ombri que lo amenaza de continu con estripá-lu pol propiu pesu que es l'avaricia, mos pensamus que saldremus impunis, peru tamién la naturaleza se reglará sola i mos pondrá ondi mos perteneci. Essus tragulonis que vein con cuicia las lenguas comu "activos " (no marru si digu que son los mesmus que entran en el mesmu sacu contabli las boticas o las simientis) andan a espelusal otras lenguas, lo mesmu que una franquicia hondea con el comerciu chicu. Caçaoris que gustan de colgal-si enas parelis los trunfus delas hechurías dixiendu con cinismu "queda más bonito muerto que vivo", inorantis de que con el arma tiró tamién al canastrón dela romana que pesa lo justu. Esti presseguimientu que hazin delas lenguas que no jugan ena bolsa ni acotizan lleva al disloqui de cientus de comunidais de palrantis que no sabin otra manera de mental la rálida más que na su propia lengua. Ya no corrin en el airi libris, ya no ván en boca en boca, pos están acontrallás, repuntás, acivarrás contra los humerus aburríus delas casas, resestiendu nel coraçón delos que no lo huerun a escuela. El mostru dela globalización , apellíu repompollúu del'avaricia, aballa con tó, comu un avantu desmandau. Ondi vivin las especiis, la variedá i la riqueza queará el gris del hormigón i el alquitán. Que ya tenemus petroliu nas venas está ena contiesta de muchus ala pregunta de pa qué sirvin las lenguas amenuías ? Pista: no dizin que pa comunical-si.  
El caçaol i los activos ( El Periódico Extremadura - 01/02/2015 ) 
El caçaol i los activos ( La Crónica de Badajoz - 01/02/2015 )

No hay comentarios:

Publicar un comentario